Desarrollo versus Crecimiento.

 desarrollo económico

Quizá uno de los temas más tocados en el último tiempo es el de la dicotomía desarrollo-crecimiento. Para algunos el primer término es consecuencia necesaria del segundo, para otros en cambio dicha directa proporcionalidad no existe. La intención del presente trabajo no es afirmar una o desechar otra de dichas observaciones pues considero que analizar en términos absolutos problema tan complejo, llevaría inevitablemente a conclusiones erróneas, más propias de una visión ideológica de cosas que una visión científica propia de un trabajo de investigación, por modesto que este fuere. 

Las últimas investigaciones en el plano económico y demográfico han arribado a conclusiones asombrosas pero predecibles: el 75% de la población mundial está concentrada en Asia, América Latina y África, que solamente cuentan con el 25% de la riqueza de la tierra, el 12% de la producción industrial, el 4% de la investigación científica y cifras más alarmantes aún en lo que se refiere a la calidad de vida. En cambio los países ricos, con la cuarta parte de la población del Mundo, (25% de la población en Europa y Norte América con un 75% de las riquezas) consumen el 70% de la energía mundial, el 75% de los metales, el 85% de la madera, el 60% de los alimentos, etc. Esto quiere decir que si el crecimiento económico del primer grupo de continentes se duplicara se necesitarían diez veces más combustibles fósiles y unas 200 veces más cantidad de minerales de las que hoy en día se producen.

Sin embargo, pese a encontrarse América del Norte y Europa en un mismo grupo, sus sistemas económicos de desarrollo y crecimiento difieren notablemente, podemos decir en términos generales que mientras América del Norte, cuyo gran referente es Estados Unidos de Norte América, practica un sistema económico neoliberal con una baja participación del Estado en el ámbito de las prestaciones sociales, que a modo de ejemplo no posee un seguro de salud que permita a sus ciudadanos acceder siquiera a las prestaciones básicas. Por su parte Europa practica (en términos generales) una economía social de mercado que implica una serie de prestaciones sociales de alta calidad, a través de sistemas de solidaridad social.

El influjo de dichos referentes en el cuadro internacional de las naciones es evidente, ya sea por la colonización de fines del siglo XVIII que se extiende en algunos casos hasta nuestros días, ya sea por otras razones políticas y además en el último tiempo por incursiones bélicas que han tenido como fin ultimo instaurar regimenes políticos acordes con la concepción de los ganadores.

Los autores que coinciden con el fenómeno del desarrollo como un proceso de crecimiento, suelen definir el nivel de desarrollo en términos de ingreso por habitante, y el proceso de desarrollo en términos de tasa de crecimiento. El ingreso por habitante es para algunos autores el indicador, o medida, más adecuado para definir el nivel y ritmo de desarrollo. Este mismo criterio lleva también a establecer nóminas de países ordenados según su nivel de ingreso medio por habitante de donde se deduce en seguida que aquellos que están por encima de cierto limite arbitrariamente escogido serán considerados países desarrollados, y poco desarrollados los que están por debajo del mismo.

Durante la segunda mitad del siglo XX los organismos internacionales han dedicado grandes recursos a promover el desarrollo. En algunos aspectos, su actuación ha tenido un efecto notable e indudable.  La atención sanitaria y la educación han mejorado en casi todas las regiones del mundo. La mortalidad infantil ha disminuido. La esperanza de vida de la población mundial es actualmente muy superior a cualquier otro momento de la historia. El proceso de rápido y sostenido crecimiento económico que han experimentado algunos países asiáticos y latinoamericanos en los veinte últimos años muestra claramente que existe la posibilidad de una salida para el subdesarrollo. Sin embargo, para muchos dichas medidas representan en realidad una suerte de compensación histórica, que los países desarrollados han debido realizar con aquellas zonas geográficas, por ellos invadidas, que significaron en gran medida la razón de tan notable desarrollo y tan deplorable subdesarrollo, respectivamente.

Podemos decir entonces que el desarrollo es una clase especial de crecimiento que asegura a un país crecer constantemente y a través de la autoimpulsión de su economía.

El crecimiento económico es condición necesaria pero no suficiente, para el desarrollo. Los indicadores convencionales de crecimiento mediante el PIB son insuficientes para medir el desarrollo: no se considera el uso que se hace del incremento productivo registrado, ni la distribución del ingreso, ni las políticas sociales encargadas de enfrentar la pobreza y el atraso de unos y la capacidad de emprendimiento de otros.

El desarrollo económico solo puede lograrse mediante el crecimiento armónico y proporcional de los sectores de la economía nacional. Debe ser un proceso de crecimiento balanceado y auto sostenido de la economía que asegure las transformaciones de la estructura económica y social capaces de garantizar la satisfacción creciente y estable de las necesidades materiales y espirituales de la colectividad humana en cuestión.

No hay desarrollo sin ciertos niveles de industrialización y tecnologización: no puede haber desarrollo económico sin un crecimiento simultáneo – y dentro de ciertos niveles - de las diversas ramas productivas existentes en cada sociedad.

Asimismo deben romper las relaciones de explotación de unas clases sociales por otras y rescatar los recursos básicos del patrimonio nacional. Solo con un pueblo dueño de su propio destino puede encararse la tarea de lograr un desarrollo económico- social acelerado.

|

Comentarios

Quizá uno de los temas más tocados en el último tiempo es el de la dicotomía desarrollo-crecimiento. Para algunos el primer término es consecuencia necesaria del segundo, para otros en cambio dicha directa proporcionalidad no existe. La intención del presente trabajo no es afirmar una o desechar otra de dichas observaciones pues considero que analizar en términos absolutos problema tan complejo, llevaría inevitablemente a conclusiones erróneas, más propias de una visión ideológica de cosas que una visión científica propia de un trabajo de investigación, por modesto que este fuere. 

Las últimas investigaciones en el plano económico y demográfico han arribado a conclusiones asombrosas pero predecibles: el 75% de la población mundial está concentrada en Asia, América Latina y África, que solamente cuentan con el 25% de la riqueza de la tierra, el 12% de la producción industrial, el 4% de la investigación científica y cifras más alarmantes aún en lo que se refiere a la calidad de vida. En cambio los países ricos, con la cuarta parte de la población del Mundo, (25% de la población en Europa y Norte América con un 75% de las riquezas) consumen el 70% de la energía mundial, el 75% de los metales, el 85% de la madera, el 60% de los alimentos, etc. Esto quiere decir que si el crecimiento económico del primer grupo de continentes se duplicara se necesitarían diez veces más combustibles fósiles y unas 200 veces más cantidad de minerales de las que hoy en día se producen.

Sin embargo, pese a encontrarse América del Norte y Europa en un mismo grupo, sus sistemas económicos de desarrollo y crecimiento difieren notablemente, podemos decir en términos generales que mientras América del Norte, cuyo gran referente es Estados Unidos de Norte América, practica un sistema económico neoliberal con una baja participación del Estado en el ámbito de las prestaciones sociales, que a modo de ejemplo no posee un seguro de salud que permita a sus ciudadanos acceder siquiera a las prestaciones básicas. Por su parte Europa practica (en términos generales) una economía social de mercado que implica una serie de prestaciones sociales de alta calidad, a través de sistemas de solidaridad social.

El influjo de dichos referentes en el cuadro internacional de las naciones es evidente, ya sea por la colonización de fines del siglo XVIII que se extiende en algunos casos hasta nuestros días, ya sea por otras razones políticas y además en el último tiempo por incursiones bélicas que han tenido como fin ultimo instaurar regimenes políticos acordes con la concepción de los ganadores.

Los autores que coinciden con el fenómeno del desarrollo como un proceso de crecimiento, suelen definir el nivel de desarrollo en términos de ingreso por habitante, y el proceso de desarrollo en términos de tasa de crecimiento. El ingreso por habitante es para algunos autores el indicador, o medida, más adecuado para definir el nivel y ritmo de desarrollo. Este mismo criterio lleva también a establecer nóminas de países ordenados según su nivel de ingreso medio por habitante de donde se deduce en seguida que aquellos que están por encima de cierto limite arbitrariamente escogido serán considerados países desarrollados, y poco desarrollados los que están por debajo del mismo.

Durante la segunda mitad del siglo XX los organismos internacionales han dedicado grandes recursos a promover el desarrollo. En algunos aspectos, su actuación ha tenido un efecto notable e indudable.  La atención sanitaria y la educación han mejorado en casi todas las regiones del mundo. La mortalidad infantil ha disminuido. La esperanza de vida de la población mundial es actualmente muy superior a cualquier otro momento de la historia. El proceso de rápido y sostenido crecimiento económico que han experimentado algunos países asiáticos y latinoamericanos en los veinte últimos años muestra claramente que existe la posibilidad de una salida para el subdesarrollo. Sin embargo, para muchos dichas medidas representan en realidad una suerte de compensación histórica, que los países desarrollados han debido realizar con aquellas zonas geográficas, por ellos invadidas, que significaron en gran medida la razón de tan notable desarrollo y tan deplorable subdesarrollo, respectivamente.

Podemos decir entonces que el desarrollo es una clase especial de crecimiento que asegura a un país crecer constantemente y a través de la autoimpulsión de su economía.

El crecimiento económico es condición necesaria pero no suficiente, para el desarrollo. Los indicadores convencionales de crecimiento mediante el PIB son insuficientes para medir el desarrollo: no se considera el uso que se hace del incremento productivo registrado, ni la distribución del ingreso, ni las políticas sociales encargadas de enfrentar la pobreza y el atraso de unos y la capacidad de emprendimiento de otros.

El desarrollo económico solo puede lograrse mediante el crecimiento armónico y proporcional de los sectores de la economía nacional. Debe ser un proceso de crecimiento balanceado y auto sostenido de la economía que asegure las transformaciones de la estructura económica y social capaces de garantizar la satisfacción creciente y estable de las necesidades materiales y espirituales de la colectividad humana en cuestión.

No hay desarrollo sin ciertos niveles de industrialización y tecnologización: no puede haber desarrollo económico sin un crecimiento simultáneo – y dentro de ciertos niveles - de las diversas ramas productivas existentes en cada sociedad.

Asimismo deben romper las relaciones de explotación de unas clases sociales por otras y rescatar los recursos básicos del patrimonio nacional. Solo con un pueblo dueño de su propio destino puede encararse la tarea de lograr un desarrollo económico- social acelerado

Responder
Excelente nota.Sería interesante complementarlo con comentarios acerca de medidas de políticas concretas para encaminar procesos de desarrollo económicos en países emergentes. Felicitaciones al autor
Responder

puteria

Responder

ignorante

Responder

Hay paises en desarrollo que estan creciendo pero peligrosamente y con ideologias peligrosas como en sudamerica en el sur de Peru el antiimperialismo y el antimasonismo esta de moda por la creciente influencia de las ideologias comunistas que estan institucionalizandose a tal punto de tener su propia defensoria y movimiento institucional denominndo movadef los cuales estan financiados pòr el narcotrafico y las actividades ilegales como la mineria informal Madre de dios los   caules estan vinculados directamente con estas ideologias antiglobales fomentando el odio hacia Estados Unidos europa despreciando su cultura y cuestionando su liderazgo.

Responder

Si DESARROLLO = CRECIMIENTO y el crecimiento lo definimos como Consumo de las Familias + Inversion + Gasto del Gobierno + Diferencia entre Importaciones y Exportaciones (I - E), ¿Cuales serrían las variables de desarrollo? Según su planteamiento, DESARROLLO es a INGRESO NACIONAL y CRECIMIENTO es a PRODUCCION?

Antonio

Responder

En teoria, desarrollo significa pasar de una determinada situacion economica, social etc a otra situacion mejor tanto economica como social de las personas. Se mide en terminos de satisfaccion de las necesidades basicas de las familias en materia de empleo, salud, educacion, vivienda etc

El crecimiento es el registro del consumo de las familias mas la inversion publica y privada. Se mide en terminos estadisticos en un periodo de tiempo que puede ser semestral,anual,etc.

Responder

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar
ecoestadistica.com